Home

Diario YA


 

¿Qué Habilidades debe tener un profesor?

La docencia es uno de los trabajos más complicados y a la vez, menos valorados por miles de personas que no tienen en cuenta todo lo que rodea a esta actividad. Enseñar, compartir y motivar a los alumnos para que aborden adecuadamente las materias que se imparten, son unos de los retos principales de un profesor, el cual debe contar con una serie de habilidades, que en muchos casos se aprenden con el tiempo y la experiencia.

Despertar la curiosidad de los alumnos
Las primeras clases, así como los primeros días de trabajo para un profesor, son realmente complicados y esenciales para el desarrollo de un curso. La primera impresión que los alumnos tienen de su profesor, será determinante para el desarrollo del curso. Junto a esto, el trato con los alumnos y la forma de plantear una determinada materia, juegan un papel muy importante para que un profesor enseñe de la manera más hábil posible.
La habilidad principal que debe tener un profesor es el lograr la superación personal de sus alumnos. Saber encontrarla y detonar el interés de éstos por un determinado tema o materia no siempre es sencillo, y en muchas ocasiones intervienen un gran número de elementos ajenos, que normalmente no se pueden llegar a controlar por parte del profesor. Es aquí donde la habilidad de un buen docente entra en juego.
Un buen profesor cuenta con la determinación y la  habilidad necesaria para que sus alumnos, de manera autónoma, puedan elegir las herramientas necesarias que mejor se adapten a ellos para aprender y avanzar poco a poco en el curso. Cada alumno es un mundo, con sus virtudes y defectos, con sus estrategias y objetivos. El objetivo de un profesor habilidoso es conseguir identificar estos elementos para aprovecharlos en beneficio de sus alumnos.

La actitud de un buen profesor debe ser positiva
Aunque parezca una obviedad, la actitud de un profesor a la hora de impartir su materia con los alumnos, debe ser completamente positiva. Debe mostrar un gran entusiasmo en sus clases, que logre contagiar a sus alumnos, para que éstos se impliquen y aprendan de la mejor manera. Si un profesor ama sus clases y su trabajo, es percibido por sus alumnos, los cuales valorarán el gran esfuerzo que su profesor está realizando para impartir sus clases.
Junto a la actitud positiva, otra habilidad de un buen profesor es el ser empático con sus alumnos. Saber ponerse en su situación, mostrar generosidad, y escuchar las inquietudes de éstos, es la mejor garantía para que aprendan, asimilen y entiendan el material impartido. Adaptarse a cada alumno para motivarlos, dedicando el tiempo necesario, es esencial en las virtudes de un profesor con gran habilidad.
Saber Comunicar y estimular a los alumnos son aspectos claves en un buen profesor; reunir todas estas habilidades es una tarea complicada, pero con esfuerzo, dedicación y experiencia es posible adquirir las habilidades necesarias para que un profesor pueda ser considerado un buen profesional, con las cualidades idóneas para enseñar.