Home

Diario YA


 

6 tips para el cuidado de personas mayores con movilidad reducida

Cuidar a una persona mayor con movilidad reducida no es tarea fácil y no siempre tenemos todo el tiempo disponible para dedicarle a un familiar o amigo que se encuentre en estas condiciones.
Además, es necesario brindarle la mayor calidad de vida sin sacrificar la propia salud del cuidador, quien puede lesionarse si no conoce las posturas adecuadas para asistir a una persona con estas condiciones. Si te haces daño mientras cuidas a una persona que depende de ti, no podrás seguir cuidándola en un determinado momento.
Muchos de estos cuidados involucran un componente profesional para poder brindar una atención completa a estas personas. Es por eso que muchas familias deciden contratar un servicio de enfermeras a domicilio, el cual es vital tanto para brindar bienestar al paciente, como para orientar a la familia en cuanto a las mejores medidas que puede tomar para realizar un excelente trabajo de cuidado.
Si te encuentras en esta situación y aceptas el reto tú mismo, probablemente necesites recomendaciones sobre cómo facilitar el cuidado de este tipo de personas. Por ello no dejes de leer nuestros tips para hacer de esta labor una actividad más amena para ambos:

1. Escucha al paciente con atención
Es importante que escuches al paciente atentamente, ya que es éste quien mejor sabrá explicarte las posturas o maniobras que le causan algún dolor o molestia. En este tipo de situaciones se suele enfocar toda la atención en la salud física del paciente, olvidando o dejando en un segundo plano su estado emocional.
Es importante que animes al paciente a expresarse y a decir lo que siente, aunque sea durante un momento del día. Intenta escuchar sus inquietudes y pensamientos, siendo empático de la frustración, miedos e incertidumbre que pueda sentir dada su condición. Esto también hará una enorme diferencia en la calidad de vida del paciente.

2. Haz revisión frecuente de los equipos
Para la seguridad del paciente y la tuya como cuidador, es necesario que se utilicen equipos de asistencia en buen estado. Si se trata de una andadera o silla de ruedas es importante verificar que todas sus piezas funcionen correctamente y se realicen los reemplazos o reparaciones convenientes Es necesario verificar que las ruedas, agarraderos y tacos antideslizantes sigan cumpliendo con su función principal.

3. Es necesario prevenir la aparición de úlceras por presión (UPP)
Las personas con movilidad reducida suelen padecer de úlceras por presión (UPP), generalmente en las rodillas, codos, sacro y escápulas. Para prevenirlas es importante realizar cambios posturales periódicos, cada 1 o 2 horas y así disminuir los efectos de la presión en las zonas más vulnerables. Asimismo, debes vigilar su postura y alineación corporal para evitar problemas músculo-esqueléticos.
Puedes evitar este tipo de úlceras realizando masajes que activen la circulación y ayuden a que la musculatura se relaje, a fin de estimular la sensibilidad en el área. Es recomendable utilizar cremas hidratantes con ácidos grasos hiperoxigenados para evitar la aparición de estas úlceras.

4. Vigila la higiene corporal del paciente
Para evitar infecciones, rojeces o complicaciones a nivel de la piel, es importante asegurar una buena higiene en el paciente, utilizando un jabón neutro y una esponja suave. Además, es necesario eliminar todo rastro de humedad sin llegar a frotar la piel, vigilando especialmente los pliegues en el cuerpo donde se almacena el sudor y las bacterias.
Además, para evitar problemas de incontinencia, asegúrate de que el paciente haga sus necesidades en una postura adecuada y anímalo a dirigirse al baño de vez en cuando durante el día.

5. Evita las complicaciones respiratorias
Dependiendo del grado de movilidad reducida, es posible que tu familiar sufra de complicaciones respiratorias. Para evitarlo, es importante que le ayudes a mantener una postura elevada mientras duerme, utilizando una almohada extra. También funciona que la animes a respirar profundamente cada cierto tiempo y que utilices líquidos especiales para fluidificar las secreciones nasales.

6. Ayuda al paciente a comer de forma saludable
Durante la hora de la comida es importante que utilices un espesante de alimentos si la persona no puede masticar ni tragar bien. De esta forma, estarás evitando aspiraciones bruscas que puedan producir ahogamientos o complicaciones respiratorias. 
Para prevenir enfermedades relacionadas con el sistema digestivo es importante que la persona mayor siga una dieta rica en fibras, que eviten la aparición de estreñimiento.