Home

Diario YA


 

Ascensores para edificios antiguos: una opción que supera todas las barreras arquitectónicas

Los edificios antiguos cuando fueron construidos respondían a las necesidades y a la tecnología a la que se tenía acceso en la época. En las últimas décadas ha aumentado la expectativa de vida de las personas, y la población en las ciudades ha crecido de manera considerable, lo que ha hecho que sea necesario instalar ascensores y mecanismos de acceso para facilitar la igualdad de ingreso a las personas sin importar su condición física.
Existen diversas opciones para lograr colocar un ascensor en un edificio antiguo sin que la estructura represente una limitación. Sólo es necesario contactar a los especialistas en el sector para conocer cuáles son las mejores opciones para facilitar la movilidad de todas las personas de la comunidad.

Los ascensores se han convertido en un recurso necesario para las comunidades
Desde el año 2017, con la emisión de la Ley General de Derechos de las Personas con Discapacidad y su Inclusión Social con respaldo de la Ley de Propiedad Horizontal del 2013, se estipula que es obligatorio la instalación de ascensores y cualquier mecanismo de traslado que facilite el ingreso a las instalaciones de manera igualitaria a todos los individuos, sin importar la antigüedad del edificio. La empresa de ascensores en Barcelona debe ofrecer un servicio global que permita adaptar los dispositivos a cualquier infraestructura y superar las barreras arquitectónicas. Dentro del servicio disponible se debe encontrar la instalación, rehabilitación, modernización y mantenimiento de los ascensores para asegurar la calidad de sus prestaciones y que se adapte a las necesidades de cada comunidad.
Debido a que los edificios antiguos no tenían contemplado en sus planos la construcción de un ascensor en la infraestructura, es de vital importancia contactar a una empresa especialista en el sector, para contemplar cuál es la opción más segura para instalar un ascensor, de manera que beneficie a cada uno de los propietarios.
Al momento de realizar una obra de este tipo, la comunidad debe contar con la asesoría sobre las subvenciones, trámites judiciales y condiciones administrativas que sean necesarias para obtener los permisos requeridos para la instalación de ascensores. Al contactar con una empresa para realizar este trabajo, se debe evaluar una opción que garantice el uso de materiales de calidad, un acabado perfecto, las medidas de seguridad pertinentes, y un trato cercano que permita establecer una relación en el tiempo para los servicios de mantenimiento.

Condiciones para la instalación de un ascensor en un edificio
Para proceder con la instalación de un ascensor en un edificio, solo hace falta que un propietario o trabajador del edificio, con discapacidad o mayor de 70 años, realice la solicitud. Otro de los casos para que sea un procedimiento obligatorio es que sea un acuerdo de la mayoría simple de los propietarios. En cualquiera de los casos lo importante es conocer las condiciones y procedimientos a los que se debe someter la comunidad, basada en la infraestructura del edificio.
En los edificios antiguos, el lugar más apropiado para instalar un ascensor es el hueco de las escaleras. Sin embargo, no todos los edificios tienen este espacio disponible en su infraestructura, por lo que, en muchas ocasiones, por razones arquitectónicas, es necesario que un propietario deba ceder parte de un piso para el ascensor. En estos casos, poner a disposición una parte de la propiedad, es considerado por el Tribunal Supremo como un hecho que constituye una servidumbre de paso en favor de la comunidad, por lo que se les ofrece una indemnización a los propietarios afectados.
Como la instalación del ascensor resulta obligatoria en la mayoría de los casos, la indemnización que recibirán los propietarios afectados tiene un importe establecido en función al valor del metro cuadrado de la propiedad y la cantidad de espacio que deba ceder para la obra. De esta manera, el Estado se encarga de retribuir una acción que favorece al resto de la comunidad.

Comodidad que supera las barreras arquitectónicas
El desarrollo tecnológico ha permitido superar todas las barreras arquitectónicas heredadas de las construcciones antiguas. Hoy en día, es posible encontrar una solución que facilite el ingreso a cada uno de los propietarios independientemente del tipo de arquitectura que posea el edificio en el que viven. Los dispositivos de elevación disponibles pueden ser ascensores, sillas salvaescaleras, o plataformas elevadoras para minusválidos que garantizan la libertad de movimiento de cada una de las personas, mejorando su calidad de vida de forma considerable.
En los edificios estrechos los procedimientos más comunes consisten en reubicar las escaleras, y aprovechar ese espacio para instalar el ascensor. Otra opción que ha resultado en muchas construcciones ha sido realizar una obra en la parte externa del edificio que no afecte la propiedad de ninguna persona. Todo dependerá del tipo de arquitectura sobre la cual se esté trabajando.
Muchos de los edificios construidos recientemente, han incluido dentro de la infraestructura, la posibilidad de instalar un ascensor unifamiliar, lo que hace posible el traslado directo desde la planta baja hasta el piso de cada persona. La mejor manera de realizar estas instalaciones es contactando a una empresa con un grupo de profesionales capacitados para determinar cuál es el mejor emplazamiento para llevar a cabo la instalación. Además, que tengan conocimiento de los trámites para obtener los permisos necesarios para realizar la obra y garanticen un constante contacto para los servicios de mantenimiento periódicos.

Una construcción en beneficio de todos los miembros de la comodidad
En muchas ocasiones, los propietarios se rehúsan a realizar este tipo de trabajo por las incomodidades y los gastos que acarrea. Sin embargo, es importante pensar en que es un esfuerzo que se hace en favor de todos los habitantes de una comunidad. Aunque haya una persona que no se vea beneficiada inmediatamente, es importante pensar a largo plazo, ya que nunca se sabe cuando podrá ser de mucha utilidad hacer uso de este servicio.
Tener conciencia de las necesidades de la comunidad permitirá tomar las mejores decisiones y crear un proyecto que beneficie a todas las personas, creando un presupuesto que se adapte a la capacidad de pago de cada uno de los propietarios.