Home

Diario YA


 

Cómo elegir el mejor móvil sin gastarte todos los ahorros

Los nuevos tiempos traen consigo avances tecnológicos que han entrado a formar parte del día a día de las personas convirtiéndose en indispensables. Los smartphones ocupan las posiciones de cabeza de estos progresos que cualquier ciudadano quiere tener. Pero, ¿cómo elegir el mejor móvil sin que conlleve un gasto excesivo?
La pregunta que todos los consumidores se hacen antes de decidirse por un smartphone es dónde se encuentran las mejores ofertas de móviles, qué compañía, empresa o marca tiene el móvil perfecto para cada presupuesto en particular.
¿Cómo acertar en la compra de un buen móvil ajustándose al máximo en el precio? Es lo que todos quieren saber para no tener que arrepentirse después de haber hecho la compra, cuando ya lo tienen en casa, y se hayan gastado una fortuna en un aparato al que no van a sacarle el máximo provecho de todas las funciones y calidades por las que han pagado.
Guía básica para acertar en la compra de un móvil
Para acertar en la decisión final, antes de entregar el dinero a la tienda que vende móviles o contratar con una compañía proveedora de servicios, hay una serie de consejos básicos que seguir. La primera serie de recomendaciones que se plantean en este artículo está orientada a informar sobre lo que no hay que hacer, y que, como norma general, el público consumidor de móviles no tiene en cuenta.
Lo que no hay que hacer
Las grandes compañías conocen bien el interés que prima en el gran público, conocen bien gracias a sus sondeos y experiencia que la mayoría de los consumidores no quiere un smartphone para hacer llamadas, sino por sus aplicaciones.
La cámara
De entre todas las funcionalidades que poseen los móviles de ahora, la cámara es la que mayor atención e interés recoge. Por lo tanto, las compañías, al saber que este elemento es decisivo para aumentar la venta de sus aparatos, implementarán cámaras de gran calidad, pero en móviles gama media o baja, ofreciendo una idea errónea de la calidad del smartphone.
Las marcas
Las marcas invierten en publicidad ingentes cantidades de dinero para sobresalir en el mercado y convencer al cliente de que su móvil es el mejor. Creer esto puede representar otro de los grandes errores que cometen los consumidores, pues, en general, las grandes compañías no pueden permitirse el lujo de crear móviles malos, pero, difícilmente, serán mejores que los demás. Solo cuando se estudia a fondo las especificaciones de cada modelo en particular, se descubrirá una u otra cualidad que es mejor o peor, pero, como media, todas las marcas tienen móviles parecidos entre sí.
Lo que sí hay que hacer
Algo que se debe hacer siempre es informarse de las características del aparato, tener claro cuáles son las funciones que más se van a usar, qué necesidades se necesitan cubrir, y darle importancia a aquellos elementos y componentes que son realmente importantes para que ofrezcan un buen servicio y este se prolongue en el tiempo.
El procesador del terminal
Considerado como el corazón de estos aparatos, ya que todo conduce y parte de él. Determina aspectos tan esenciales como la velocidad, la fluidez, la rapidez para ejecutar sus procesos, la capacidad para desarrollar los programas que se le introduzcan… Para reconocer un buen procesador, hay que tener ciertos conocimientos avanzados, pero, por regla general, si la compañía que lo vende no hace referencia a este elemento, o es muy complicado encontrar información sobre él, se puede dar por sentado que es de los malos.
Debe ser mínimo de doble núcleo, en relación a su arquitectura, se deberán considerar modelos A9 o superiores. Los mejores son los que llevan procesadores de cuatro núcleos.
La memoria RAM
Debería ser el segundo elemento en importancia a la hora de elegir un smartphone. Es aquí donde se van almacenando los datos y la información que proporcionan las aplicaciones que se encuentran activas. Cuanta mayor sea la memoria, más datos se pueden almacenar y por tanto más aplicaciones se pueden tener funcionando al mismo tiempo. Hay que tener en cuenta que cada vez se tienen más aplicaciones, por lo que este valor es fundamental.
En la actualidad, no se debe bajar de los 2 GB de memoria RAM.
La memoria interna
En este caso, se denomina memoria ROM, por lo que no hay que confundirla con la anterior. Esta memoria se puede ampliar insertando una tarjeta microSD. En cualquier caso, cuantos más datos se mantengan en la memoria interna, más se verá ralentizado el smartphone. El mínimo que se pide en los smartphones actuales son 8 GB para que se puedan instalar aplicaciones tan básicas como Facebook, WhatsApp y algún juego. Pero, es muy recomendable que sean más de esos 8 para tener libertad y capacidad.
La interfaz
Por último, no hay que olvidar el aspecto que ofrecen; el menú, la sección de ajustes, el diseño… cuanto más liviana, mejor será el funcionamiento del terminal. Aunque esto dependerá en gran medida de los procesadores o memorias que lleven instalados, que deberán ser equivalentes, a mayor peso de interfaz, mayor cantidad de memoria o mejor deberá ser el procesador.