Home

Diario YA


 

Se desmarcó, por tanto, de un tono más familiar y cariñoso, para abordar asuntos institucionales de primer nivel

El Rey grabó su mensaje en el Palacio Real para reforzar su imagen de Jefe de Estado

La Lupa del YA. Por primera vez el Rey graba su mensaje de Navidad desde el Palacio Real y no desde el salón de su casa en Zarzuela. Este dato es más que significativo. El Rey ha querido marcar su territorio y transmitir un mensaje, más que nunca, de Jefe de Estado, y para ello acudir al Palacio Real era necesario.

Se desmarcó, por tanto, de un tono más familiar y cariñoso, para abordar asuntos institucionales de primer nivel. Y lo consiguió, en un discurso difícil, muy difócil de redactar en las actuales circunstancias.

Sin embargo hubo una enorme equivocación. Hacer referencia a las "nacionalidades" de España. Si bien es cierto que así lo recoge la Constitución, que el Jefe de estado lo remarque no es bueno. No por ello va a conseguir la adhesión de los independentistas, que en todo caso lo utilizarán contra él. "Si hasta el Jefe del Estado reconoce que somos una nacionalidad, que nos deje ser nación", argumentarán. Y más ahora que tanto se habla de la reforma de la Ley electoral, dónde los separatistas tienen una presencia sobredimensionada en el Congreso.

Los emperadores reinaban sobre diferentes países y naciones. Que el Rey remarque las nacionalidades de España le pone de Emperador, más que de Rey, y los Emperadores nunca han conseguido mantener la unidad de sus territorios. Los Reyes, sí.

 

Etiquetas:Rey Felipe VI