Home

Diario YA


 

Cordón sanitario: Ayuso y Moreno Bonilla, en el alero tras el acuerdo PSOE-Ciudadanos

La pinza de Ciudadanos

Luis Losada Pescador

El apoyo de Ciudadanos a la prórroga del estado de alarma marca un hito de la legislatura: el hito del cordón sanitario al PP. Arrimadas insiste en el suicidio de su marca electoral uniendo su destino a la pésima gestión presidencial. A cambio de la primogenitura, espera su plato de lentejas prometido: la presidencia de Madrid y Andalucía. Ayuso y Moreno Bonilla, en el alero ante la eventualidad de una moción de censura.

Regresa el cordón sanitario. Al PP ni agua. Paradójicamente, Ciudadanos ofrece oxígeno a un PSOE alzado a la Moncloa con el apoyo de comunistas y separatistas. Si los ‘naranjitos’ de Rivera sorprendieron con su obsesión anti Sánchez, Inés sorprende ahora con su flotador a Sánchez. No era eso, Inés, no era eso. Los tiempos…

Ayuso y Moreno Bonilla se debaten entre ‘hacer un Rajoy’ o convocar elecciones. La estrategia ‘tancredista’ parece la más sensata  en medio de una crisis como la que sufrimos, pero tiene el riesgo de que Aguado y Marín les madruguen con sendas mociones de censura. ¿La excusa? Algún traspiés en la gestión del coronavirus sumado a la reapertura de algún caso histórico de corrupción popular.

Esta parece ser la estrategia sanchista a partir de ahora: apoyarse en los ‘naranjitos’ y en los agentes sociales. Ambos tienen la misma ventaja: no exigen nada porque no son nada, aunque aparenten ser algo. El corcho de ‘Fraudillo’ vuelve a flotar gracias al marketing ‘Redondo’ y los interesados en recoger las migajas del poder.

¿Y España? Lo de siempre: España saldrá adelante gracias al talento y valentía de sus empresarios, a la profesionalidad y entrega de sus funcionaros y a la laboriosidad de sus trabajadores. El gobierno no será un activo en la recuperación; más bien será un pasivo. Y pesado. Y vicioso. Porque tratará de ‘comprar’ a los grandes empresarios con el ‘capitalismo de amiguetes’ y a los pequeños con ‘ayuditas’ para subsistir. A los trabajadores los convertirá en clientes electorales prometiéndoles protección y paguita.

‘Estrategia Venezuela’ a marchas forzadas. Sólo que España es socia de la Unión Europea y no dispone de moneda propia. Y el BCE marcará sus exigencias si España quiere descontar su deuda. Lagarde ha defendido su independencia frente a las presiones del Constitucional alemán. Imagínese lo que hará frente a las presiones de ‘Fraudilo’ y su socio ‘Picapiedra’…

Pero es que además, España goza de una Justicia relativamente independiente con clara voluntad de defender los derechos y libertades individuales frente a los abusos del poder. Exactamente lo que el gobierno pretende vetar en la llamada comisión de reconstrucción del Congreso… ¿Por qué razón sanitaria se prohíben caravanas de queja?, ¿por qué no se ha apostado por el pasaporte sanitario para evitar una normalidad anómala? Si el tándem ‘Picapiedra’ no quería caldo, tendrá dos tazas…

El anzuelo del pescador

Gobierno de la censura. El gobierno no sólo prohíbe a los médicos contar la realidad de lo que viven sino que también ordena silencio a los funcionarios del BO que observan atónitos la chapuza de los decretos de última hora y con faltas de ortografía. ¿Se creen que pueden tapar el sol con el dedo?

Desescalada rusa. La llamada desescalada sin test es una verdadera ruleta rusa. Los test de Illa son más ‘fake’ que los ‘Aló presidente’. Una negligencia culposa que deberá dirimirse ante la Justicia.

Nadal es España. Dice lo que toda España siente: no quiero una nueva normalidad, sino la antigua, la de abrazarnos. Y más: reclama un gobierno de emergencia técnico, de los mejores, no de políticos pensando en réditos cortoplacistas.

Apagón informativo. El supuesto gobierno de la transparencia elude informar sobre los científicos que asesoran al gobierno en la desescalada. Si nuestro futuro sanitario y económico depende de ellos, lo mínimo es conocer quiénes son, cuál es su bagaje profesional y sus capacidades de gestión. ¿O estos agnósticos pretenden ahora que tengamos una fe ciega en su honradez y buenas intenciones?

 

Etiquetas:ArrimadasAyuso