Home

Diario YA


 

NAVIDAD POPULAR CRISTIANA

Fidel García Martínez
Para el calendario religioso popular Navidad es una fiesta entrañable  sensible y bulliciosa la que se vive en las familias cristianas en las parroquias, en los colegios religiosos que festejan el Nacimiento del Hijo de Dios del seno de María, en el niño Jesús en el Portal de Belén, así  se canta en  los villancicos tradicionales.  Esta Navidad se configura en los belenes populares que tanta  tradición tienen en España especialmente desde los siglos XVI hasta  nuestros días, pese a las nuevas corrientes laicistas que intentan sustituirlos, especialmente en los edificios públicos escuelas, hospitales  etc.,  por otros símbolos muy ajenos a nuestra  gran tradición belenista. Una visita a los belenes que se exponen  (Ruta de los belenes), demuestra la gran riqueza  y arte que contienen: el Niño Jesús desvalido, la Madre silenciosa que contempla, San José pensativo, pastores, magos, ángeles; rivalizan esos belenes  por presentar las aldeas de Palestina de forma intemporal  y utópica. No faltan  ni el palacio del Cruel Rey Herodes, no los soldados romanos, ni la cruel matanza de los inocentes con sus madres desgarradas por el dolor. 
Propio de la Navidad Popular son los arboles; comidas y dulces típicos de estas fiesta, según regiones y pueblos. En la Navidad hay presencia desconcertante en que aparece lo divino y transcendente como una nostalgia de un mundo mejor y más pacífico. Navidad y Año Nuevo  son tiempo adecuado para que las autoridades civiles reyes, presidentes de Gobierno felicitan a los ciudadanos, exponiendo los acontecimientos más sobresalientes del pasado y deseando  lo mejor para el futuro. El  Papa  felicita y desea la paz a la Ciudad y al Mundo  (Urbi et Orbe)
No faltan adversarios de la Navidad que aumentan cada año y propugnan una navidad laica promoviendo  toda clase de ocurrencias algunas disparatadas, otras extravagantes y muchas  ofensivas y que atentan a lo más elemental de estas fiestas.  Otros con total  sectarismo quieren evitar los símbolos navideños para no molestar a los que odian o no admiten públicamente nuestras costumbres y formas de vida, ante indiferencia y la pasividad de algunos representantes públicos. Otros rechazan la Navidad con argumentos  infundados como y sabihondos, que se suelen oír  en medios de comunicación populistas y demagógicos  así: Jesucristo no nació el 25 de Diciembre; Santa Claus no existe; Navidad es una fiesta hipócrita se rechaza la guerra durante unos días; la publicidad se sirve de canciones tiernas acarameladas y películas sentimentales que  ocultan la verdad de la Navidad el nacimiento del  Niño Jesús en Belén. Algunos van más lejos y hablan de un monumento del pasado que deshonra a Jesús de Nazaret. Pero  la Navidad no puede morir, porque  es más fuerte que la muerte. EL VERBO SE HIZO CARNE Y HABITÓ ENTRE NOSOSTROS.     FELIZ NAVIDAD.