Home

Diario YA


 

DIGO YO

No soy ni analista, ni de ningún partido. Soy un profesional independiente, un autónomo para entendernos

Jorge Llopis Planas.
Españolito de a píe y miembro de la Hermandad Monárquica Nacional de España.

Digo yo que daría mucha lástima que finalmente los españolitos de a pie, los ciudadanos, olvidásemos tan pronto que este gobierno por su incompetencia e improvisación ha sometido a 50 días de encarcelamiento  mediante el miedo y la mentira  a 47 millones de españoles y no se vayan a creer ni por un momento que el gobierno incompetente nos está premiando con un improvisado plan de salidas a la calle como si del patio de la prisión se tratase.

Digo yo, que espero que mis conciudadanos no se conformen con enviar memes y aplaudir a las ocho de la tarde y entiendan que estamos siendo censurados metódicamente y manipulados, vulnerando los derechos más elementales de un ciudadano de un país democrático y en nuestro caso el Articulo 20 del Capitulo 2º de nuestra Constitución.

Digo yo, que a fecha de hoy, con más 30.000 muertos generados directa o indirectamente por este gobierno por su incompetencia e improvisación, sería una vergüenza que los españolitos de a pie, los ciudadanos, no tengamos el pudor y dignidad para pedir, reclamar y exigir responsabilidades penales  por manejar esta crisis como una vulgar tormenta de primavera y que ha puesto en marcha de manera descarada una autentica ley de eutanasia para eliminar cobardemente a los más débiles e indefensos.

Digo yo que espero que los españolitos de a pie, los ciudadanos de bien, no ignoren el metódico desprecio por parte de este gobierno incompetente y manipulador para aprovechar nuestro encarcelamiento y miedo para intentar transformar a un país democrático, desarrollado  y con una historia en una república bananera marxista Orweliana, Con la impunidad basada en la impostura y desfachatez  de confundir al ciudadano que ha asumido de forma cívica el resultado de unas simples elecciones, se han aprovechado para intentar un golpe de estado  mediante el miedo a lo desconocido.

Digo yo, que si el que maneja la nave no sabe donde va ni como y menos porqué (más allá de su egolatría  esquizofrénica) y un mamaracho que se cree la reencarnación del Che Guevara de Vallecas con su corte de fulanas, amenazan las libertades en nombre del bien común y pretenden saquear al ciudadano como si del robaperas de Durruti se tratara ; el españolito de píe , el ciudadano, no se olvide que puede cambiarlo y no continuar sufriendo este descalabro de insensatez, incompetencia y esperpento sobre 47 millones de españoles.

Digo yo, que tal vez como ciudadano libre, súbdito de la Corona y cristiano viejo tengo el derecho a exigir a quien me representa en el Congreso y Senado exponga a la población sus soluciones y no inventos del TBO. Que me garantice que mi país deje de ser el modelo europeo de la corrupción, del mangoneo y menos con compras de material sanitario que han sido y son una estafa y que además para mayor vergüenza “alguien” (o algú) ha cobrado 6 millones de euros en comisiones.

Digo yo, que el españolito de a píe, el ciudadano, exigirá responsabilidades por los más de 30.000 muertos, millones de comisiones fraudulentas, más del 20% de parados y lo que viene, causados por este Sindios y se deje de aplausos y tartas de chocolate.

Digo yo, que si el españolito de a pie, el ciudadano de bien no es capaz de decir basta y llamarles ideputas cada vez que los veamos en los actos públicos, en la calle, en el súper, será porque al final se ha conseguido el objetivo de transformar nuestra sociedad, imperfecta pero nuestra al fin y al cabo,  en una dictadura silenciosa mutándonos en un país de mierdas que han olvidado a sus muertos, el esfuerzo de nuestros mayores y sacrifica la libertad de nuestros hijos, claudicando finalmente  como las gallinas que se contentan con su pienso y paseo diario por el corral.
 

Etiquetas:Coronavirus