Home

Diario YA


 

LOS ARREPENTIMIENTOS EN EL ARTE

Por Arrepentimiento o Pentimento se entiende el arte las diferentes alteraciones o cambios que realiza el artista a medida que realiza la obra. También por arrepentimiento debemos tomar su acepción más literal: El sentimiento contradictorio de la persona por haber hecho alguna cosa mala…

Jorge Llopis Planas
Critico de Arte (AECA)
Perito Tasador Judicial

Los Pentimentos  (del italiano Pentirsi) en el mundo del arte son muy comunes. Diría que incluso son ilustrativos desde la perspectiva técnica e histórica, ya que nos permiten reconocer muchas veces una obra realizada por el maestro o por algún discípulo del taller o saber como se planteó inicialmente una pintura y lo que finalmente se corrigió en ella hasta la obra final.

Del otro tipo de Arrepentimientos, no la verdad, no son tan comunes: Hablamos de la devolución una obra robada. No obstante casos hay…El robo de arte más espectacular en la historia de la República Democrática Alemana (RDA) ocurrió en La Fundación Palacio Friedenstein en la ciudad de Gotha en la madrugada del 14 de diciembre de 1979. Cuatro décadas después, la buena noticia que ya nadie esperaba recibir llegó: los cinco valiosos cuadros de Hans Holbein, Frans Hals, Anthonis van Dyck, Brueghel el Viejo y Jan Lievens habían reaparecido en circunstancias igualmente misteriosas. Aquí, en suelo patrio, el robo de dos cuadros  de Llavanera y Pidelaserra  desaparecidos del Parlament de Cataluña en 1988 fueron devueltos de manera anónima en 2018 en perfecto estado.

Esta semana se ha encontrado en una bolsa de basura depositada en la Galeria Ricci Oddi en Piacenza un cuadro de Gustav Klimt (“Retrato de una Dama”) que fue robado en la misma pinacoteca hace 22 años.

Como se aprecia, las obras robadas suelen aparecer de media unos 20 años después de su robo. El motivo de pudieron tener los ladrones, puede ser variado: Un encargo de un megalómano psicótico con mucho dinero; Un chantaje al Estado, muy propio de las mafias italianas; El desconocimiento más elemental del funcionamiento del mercado del arte y por último, cobrar la recompensa ofrecida por la propiedad o su aseguradora para recuperar la obra. De acuerdo que es un porcentaje menor, pero algo es algo.

Robar arte no es rentable, tal vez sea divertido o muy cinematográfico, pero una pieza conocida se pone en busca y captura como a la psicóloga de Greta Thumberg.

¿Por qué aparecen tan tarde las obras robadas?. En la Era Obscura es decir antes de Internet, era probable cierta “circulación” de estas piezas en los diferentes mercados, pero ya entonces, el procedimiento era que al menos que se tuviese a un comprador (el megalómano anterior) el ladrón dejaba “reposar” la obra y esperar que las aguas policiales se tranquilizasen. Esto podía suponer de 5 a 10 años. Si se piensa con mentalidad de caco: Demasiado tiempo para que la obra no se estropee, conservarla en un lugar seguro y permanente o que el ladrón o sus socios cometan alguna indiscreción. Por otro lado la misma naturaleza o ley de vida puede ser la explicación: Es decir que el ladrón se muera y sus descendientes descubran con pánico el objeto y lo devuelvan, y aquí paz y después gloria. Robar arte no es rentable, tal vez sea divertido o muy cinematográfico, pero una pieza conocida se pone en busca y captura como a la psicóloga de Greta Thumberg.

Robar arte hoy es demasiado complicado. Es un tipo de delito muy especializado tanto por parte de quien lo perpetra, como por parte del que lo escamotea y revende, y para ello hace falta también “arte”, cualidad que no abunda en el mundillo cutre de chorizos y asaltantes que buscan un botín rápido, sustancioso y no voluminoso. Tengo un cliente al que asesoro y que fundamentalmente quiere discretamente piezas grandes de autores importantes para su colección, pero sobretodo grandes. No me imagino a los ladrones que en medio de toda la fanfarria de alarmas y prisas se entretengan en salir corriendo con una pintura de tres por cinco metros…

Fotografiar y si es posible tener un Informe Pericial previo es una buena fórmula y ayuda a reconocer, encontrar y recuperar lo que se ha robado.

El chorizo de hoy en día es torpe, pero no por ello menos dañino ni peligroso, ya que suele ser violento sino encuentra lo que quiere y ya que no abundan los peristas para este tipo de objetos, ha encontrado en Internet, una herramienta fácil para intentar revender objetos robados: Desde piezas de motos y coches desguazados, hasta cuadros y esculturas, por ello más de un propietario con un poco de paciencia rastrea primero en las webs de segunda mano o de compra y venta, a ver si además de chorizo es imbécil y se le ha ocurrido “colgar” el producto robado en estas páginas. Puede parecer surreal, pero es cierto.

Lo que se roba en cuestiones de arte en el ámbito privado son obras pequeñas, menores. No catalogadas, claro que si no están certificadas o no se roba también el certificado tampoco se venderán facilmente. Pero finalmente será el propietario quien escoja mejor el procedimiento para evitar que le roben sus piezas o al menos recuperarlas. Fotografiar y si es posible tener un informe Pericial previo es una buena fórmula y ayuda a reconocer, encontrar y recuperar lo que se ha robado.
 

Etiquetas:Jorge Llopis