Home

Diario YA


 

LOS DOS PAPAS: ENTRE LA FICCIÓN Y LA REALIDAD PONTIFICIA

Fidel García Martínez. La película de  Fernando Meirelles, aunque afirma que se basa en hechos reales, están hábilmente manipulados con una marcada intención enfrentar a los dos actuales Papa, Francisco y el emérito Benedicto XVI, con clara  tendencia de ensalzar al primero a costa del  segundo.  Como estrategia cinematográfica da mucho resultado a  Netflix que va a obtener jugosos dividendos. El film los dos papas pretende ser un documental.  El guion de la película se debe a Anthony McCarten, autor de guiones  célebres como el de Bohemian Rapsody.
La acción la película se sitúa en el inesperado y traumático final del pontificado de Benedicto XVI. La abdicación del Papa el 11 de febrero 2013, algo insólito en la Iglesia Católica. Tanto entonces, como ahora, objeto de las más diversas teorías conspiratorias. Los autores de la película han intentado ofrecer su particular visión de los hechos, más próxima a la ficción, que  a la realidad de los acontecimientos. Los actores Anthony Hopkins  (Papa Benedicto)  y Jonathan Pryce (cardenal Bergolio, Francisco) encarnan la personalidad de los dos papas. La Parte  principal de la trama está centrada en el verano de 2012, cuando el papa Benedicto XVI, celebra el séptimo año  de su pontificado.
Subtemas importantes de la película son la trama argentina y el sacerdote Maciel. Todo lo relacionado con la vida del papa Francisco  antes de su elección como sucesor d Benedicto XVI está tratado con objetividad y precisión porque es suficientemente conocido; existen varias biografías solventes. La película trata de forma objetiva los esfuerzos que el clérigo Bergoglio realizó para defender  y salvar  a religiosos jesuitas y , al contactar con  los miembros de la Junta Militar sin colaborar con ella, pese a las mentiras que algunos enemigos del papa Francisco aún propalan.
 Un tema de interés en la película  son las conocidas como noticias falsas, que aparecen tratadas como circularon por todos los medios poco después de la elección de Francisco. Otra ficción que trata la película es la supuesta  confesión del Papa  Benedicto ante el cardenal Bergoglio,  por la historia  del padre Marcial Maciel Degollado, fundador de la Legión de Cristo y sus abusos. En la película aparece el papa Benedicto confesándose de un pecado de omisión. La realidad  fue totalmente diferente, porque el Vaticano conocía desde varias décadas las acusaciones contra el clérigo mexicano. Fue precisamente el papa Benedicto un año después del comienzo de su pontificado, quien retiró a Maciel del servicio sacramental y lo envió a la penitencia perpetua.
 Ficticia es la reunión del cardenal Bergoglio y Benedicto XVI en la residencia papal de verano en Castel Gandolfo en el verano de 2012, que nunca se produjo. Son ficciones las conversaciones de Benedicto XVI y el Cardenal Bergoglio en la Capilla Sixtina. Además el Cardenal Bergoglio nunca criticó al papa Benedicto  ni lo acusó de conservadurismo ni se posicionó como jefe del ala reformista de la Curia  Romana. La película presenta una contraposición entre los papas que nunca existió ni existe. El espectador que no esté muy interesado en la intrahistoria de la Iglesia o que siga la información sobre la misma tal como aparecen en  medios de comunicación claramente anticatólicos,  saldrá  con una confusión sobre lo que realmente ha significado el importante pontificado del Papa Benedicto XVI, y lo que significa realmente  el pontificado de Francisco. Esta oposición cinematográfica entre los dos papas puede provocar en  los que vean la película una toma de postura equivocada en relación con dos papas Benedicto y Francisco, que no son opuestos  sino complementarios.

 

Etiquetas:benedicto XVIPapa Francisco