Principal

Diario YA


 

CARNAVAL EN TIEMPOS TIEMPOS PANDÉMICOS BELICOSOS

Fidel García Martínez. En esa joya de la gran Literatura Española, el Libro del Buen Amor, el clérigo vitalista Juan Ruiz, Arcipreste de Hita, nos narra en Cuaderna Vía una batalla de proporciones gastronómicas y litúrgicas, entre  Don Carnal con su ejército de  Carnes-vale (adiós a las carnes) y Doña Cuaresma con sus  pescados punzantes. Este año después del silencio que ha impuesto la Covid-19, el CARNES-TOLLENDAS pretende volver  con más astucia para derrotar  a su adversaria femenina cuaresmal. La batalla, que poetiza en verso clerical,  la inicia Don Carnal  arrogante y sanguinario, vitalista y hedonista que se impone sin contemplaciones a los ayunos y abstinencias de Doña Cuaresma, que espera astuta imponer sus normas en el Miércoles de Ceniza, que recuerda a todo fiel cristiano que llegan tiempos de ayunos o abstinencia, tiempo santo de conversión y perdón del pecado, palabra maldita que  cuanto más abunda más  se oculta.

Abortos, cambios de sexo, ideología de género, destrucción de la familia,

Despierta Europa antes de sea aún más duro despertar

Daniel Fernández Cantalapiedra. Amad a vuestros enemigos, quitad la viga en vuestro ojo antes de mirar la paja en el ojo ajeno, no juzguéis y no seréis juzgados... Lo siento, pero todo esto me viene a la mente cuando pienso en el continente que me vio nacer. ¿Por qué? ¿Por qué todo esto? Y, más aún, ¿por qué no nos damos cuenta? ¿Por qué aún ni siquiera – algunos – pueden intuir de qué hablo? No hay verdad sin justicia. La justicia sin verdad no es tal. El amor es a la verdad lo que la verdad a la vida. Y, si no niego estar un poco compungido por los eventos que ofrece el lado oriental de nuestro bello, muy precioso - como el oro – continente, desearía decirle a mis compatriotas que lo peor – tal vez – esté por llegar.

Putín ha tirado la primera piedra, Europa contiene el aliento y Biden tiene la respuesta en sus manos.

¿Qué hay de faroleo y de verdad en Ucrania?

Miguel Massanet Bosch. Lo cierto es que la mayoría pensábamos que quien faroleaba era Putín y que todo no era más que una estrategia para impedir que Ucrania entrara en la OTAN, además de asegurarse que el DONVAS continuara siendo el enclave ruso dentro del país con la consolidación de la apropiación de la provincia de Crimea como punto básico de control del mar negro y base de la importante escuadra rusa de la zona.

La invasión rusa de Ucrania pone en tela de juicio el actual equilibrio inestable. La alianza Rusia-China augura una tormenta perfecta.

Ha estallado la paz

Luis Losada Pescador. Occidente estaba tan anestesiada con su estado de bienestar financiado a crédito que nadie pudo imaginarse una guerra de verdad, con tanques y muertos. Nada de guerras híbridas basadas en la propaganda y la inmigración. ‘Hard power’ del de siempre. La entrada de Rusia en Ucrania se salda en las primeras 24 horas con al menos 100 muertos y centenares de heridos. Bisturí para las guerras de antes, pero ‘shock’ para los ‘florypower’ del siglo XXI. Rusia huele la debilidad. La humillante salida de Afganistán en vivo y en directo para el mundo entero evidenció que Estados Unidos es una potencia mundial menguante y en declive. Que tras reconocer y tomar dos regiones prorrusas de Ucrania, Estados Unidos, la Unión Europea y la OTAN digan que se iban a reunir, era otra evidencia de que en frente no hay rival.

“La política es el arte de lo posible, para lograrlo hay que intentar muchas veces lo imposible”. Fraga Iribarne.

Un PP, quebrantado, a la búsqueda de rehacer su destino

Miguel Massanet Bosch. Llegó la hora de las lamentaciones, de las excusas, de cargarles las culpas a los demás, de buscar la salvación a cualquier precio o del “ya te lo decía yo”; pero nadie tiene la valentía de pedir perdón, dimitir, renunciar o admitir que su gestión ha sido equivocada y un quebranto para el partido. Nada de todo ello le va a valer a este PP de hoy, afectado por uno de los mayores y más absurdos escándalos que se han visto desde que en España entramos, al menos nominalmente, en una democracia.

El Ius Sanguinis debería ponerse encima de la mesa

Emigrantes ¡Ya! o Diáspora Existe… ¿nuevas vías de representación?

David Casarejos. Presidente del Consejo de Residentes del centro de Reino Unido. Consejero por Reino Unido en el Consejo General de la Ciudadanía Española en el Exterior. Soria ¡Ya! o Teruel Existe han mostrado que si no te quieren hacer caso por las buenas te lo harán por las malas, con representación y asientos allí donde se organiza el cotarro y teniendo peso en las futuras combinaciones de partidos para los gobiernos que se vayan sucediendo. Esta misma idea se podría trasladar al marco de la diáspora con un partido transversal y que no sea una escisión de los que existen y con una clara visión y objetivos que demuestren que han nacido para sacar resultados para las más de dos millones seiscientas mil españolas en el exterior. Solo con una representación en Madrid que incomode a los partidos que hasta ahora se han olvidado de la emigración se podrán lograr las mejoras necesarias y quizás que los planes de retorno se dejen de elaborar en un despacho de Madrid por un trabajador que jamás ha salido fuera de su tierra, y los ciudadanos en el exterior decidamos o al menos podamos poner un granito de arena en el trabajo que se hace por nosotros, cuando a veces ni conocen de cerca nuestras necesidades. El Consejo General de la Ciudadanía española en el exterior y los consejeros generales repartidos por el mundo, que es la vía institucional de sumarnos al dialogo, no se utiliza para nada y tenemos que buscarnos otra puerta para entrar en el Congreso, Senado, y Parlamentos regionales.

EN CAMISA DE ONCE VARAS

MANUEL PARRA CELAYA. Sin que sirva de precedente, voy a escribir sobre política, tema del que ya saben los lectores que no soy experto en absoluto, y, más rotundamente, del que no quiero entender. Parafraseando, sin el menor intento de irreverencia, la frase evangélica, mi reino está muy distante del mundo que me ha tocado vivir. Tampoco soy nada profeta, por lo cual puede muy bien ocurrir que, si se publican estas líneas, mi desenfoque con la realidad quede patente. Por lo tanto, he seguido con un interés relativo la campaña electoral en Castilla y León, logrando no caer en profundo sopor al leer las noticias o escuchar las peroratas de los candidatos en los telediarios; no obstante, ni soy abstencionista radical y me preocupa, eso sí, todo lo que pueda redundar en el futuro de la España que han de vivir mis hijos y mis nietos, Digamos que procuro estar al día por puro patriotismo y nada más.

“La política es un pudridero en el que lo que cuenta positivamente es la resistencia que uno ofrece a la irreversible descomposición” Albert Boadella

Hecatombe en el PP: La catarsis inevitable para su supervivencia

Miguel Massanet Bosch. Esa algo que estaba sobre la mesa, pero que todos intentaban disimular. Las discrepancias internas entre los distintos sectores del PP cada día se han estado haciendo más evidentes y, pese a lo que nos pueda doler a los que siempre hemos votado por dicha formación, no podemos alegar sorpresa ante lo que acaba de venírsenos encima. Es la maldición de la derecha, su talón de Aquiles: en cada ocasión en la que se le ponen las cosas a huevo, encuentra el medio más eficaz para echarlo todo a perder. El PP, un partido de gran raigambre en la política española, sin embargo, se asfixia en sus propios eslóganes. Siempre da la sensación de que habla ex cátedra pero que, cuando se hurga un poco, lo que sale es la podredumbre de la corrupción, las contradicciones entre lo que predica y sus comportamientos, en ocasiones, poco dignos cuando no delictivos.

“La instancia ética sobreviene no cuando fingimos que no hay enemigos, sino cuando se intenta entenderlos, ponerse en su lugar.” Umberto Eco.

¿Quiere, el PP, gobernar Castilla- León? No quedan muchas alternativas

Miguel Massanet Bosch. Empezamos a estar hartos, a sentirnos ninguneados y a tener la desagradable impresión de que no hay un solo político, de los que actualmente componen las cámaras de representación españolas, que sea capaz de interpretar razonablemente, en sus justos términos y con solvencia lo que de verdad quiere una parte importante del electorado español, que no se circunscribe, en modo alguno, a estos señores de izquierdas que pretenden hacernos creer que están por encima de los que no pensamos como ellos y no dudan en utilizar el engaño, la mentira, la confusión y su potencia propagandística, para convertir cualquier acontecimiento de la vida política española en una excusa para atacar al adversario político y para reafirmarse en su postura de perdonavidas, de la que se han venido valiendo desde que subieron al poder.

La guerra civil del PP sólo se puede saldar con un ‘entierro’ político. O dos.

Ha estallado la paz popular

Luis Losada Pescador. Ha estallado la paz popular que se venía fraguando en los últimos meses. La arrolladora victoria de Ayuso en las últimas madrileñas encendió todas las alarmas en Génova. Se activó entonces el dispositivo de neutralización. Por una parte, la investigación de las cloacas buscando contingencias que convirtieran las alas en pies de barro. Por otra, unas elecciones de diseño que permitieran a Casado presumir de liderazgo y de partido. Pero la puntilla ha sido la filtración por parte de Génova de los negocios y supuestos negocios del hermano de Díaz Ayuso. Génova no soporta que Ayuso se permita afirmar que ella es partidaria de pactar con el partido de Ortega Lara “aunque no fuera necesario”. Lo que no terminan de entender es que lo de Ayuso sí es reagrupar al centro-derecha. En el fondo, es un abrazo del oso.